Del oficio de ser puta…


POST / Viernes, Febrero 1st, 2019

La prostitución es tan vieja como la civilización y desde siempre ha guardado un manto de no ser correcta, fue ejemplo de pecado en las escrituras religiosas  junto con recaudadores de impuestos y clérigos de aquel entonces y hasta la fecha al menos este oficio sigue siendo motivo de tabú  para muchos, hemos podido comenzar a aceptar que la sexualidad es parte de la personalidad y no de la naturaleza y así la sociedad se ha tornado un poco más tolerante en cuanto a la diversidad, la homosexualidad ya no se ve como una “enfermedad” la cual debía tratarse, y los gustos sexuales y fetiches se ven con cierta reserva pero se aceptan de alguna forma; pero que pasa con la prostitución?, tenemos todos en la cabeza una imagen prediseñada por la misma sociedad de lo que es una puta, imaginamos una mujer de clase muy baja, sin educación, un poco tonta y en todos los casos sufriendo por la vida que le toco llevar, tres hijos mocosos que estudian en colegios públicos (Steven Albeiro, Shirley Marisela y Maicol Alipio) y que la frase para el periódico o las asociaciones de ayuda es “–Si hubiera tenido otras oportunidades no estaría en estas…–. Hay otros que piensan que son perezosas y que no les gusta trabajar, que les gusta la plata fácil y así, cantidades de etcéteras. Estos conceptos son facilistas e ignorantes.

Nos ofendamos cuando nos insultan diciendo que nuestra mama es una puta o tratamos de ofender a alguien con esta expresión, y es que a quien le gustaría encontrar a la hermana o a la hija en un sitio web de escort?

No soy profesional en las ramas del comportamiento humano, pero soy dueño de una agencia de escort y he vivido de primera mano algunas realidades que les quiero compartir.

Partamos del hecho que si digo que ser puta no es malo no estoy afirmando tampoco que sea bueno, todo en este mundo tiene al menos dos perspectivas:

La ciencia nos ha sacado de las cavernas y nos trata de mantener sanos, pero también crearon armas atómicas, armas químicas, cañones, balas, pistolas.

La religión nos da paz y armonía en el alma, sea en lo que sea en que creamos en los momentos difíciles nos da fuerza para continuar, pero también nos ha dado fundamentalistas que se vuelan en la mitad de una muchedumbre, pastores ladrones y que les encanta comerse a cuanta muchacha bonita aparece o curas pederastas de una iglesia que armo guerras de aniquilación nivel mundial

La política, aunque parezca raro hay políticos buenos… y cabe anotar que entrevistas con las putas nos dicen que ellas no son las mamas de estos políticos.

Y, así el oficio de ser puta, tiene sus dos lados

Esta la deplorable trata de personas, mujeres a las cuales se les obliga a ejercer la prostitución, está el ser puta por absoluta necesidad porque no hay para comer o porque no se sabe hacer nada más, pero mi querido lector también hay putas que lo hacen por decisión propia, porque les parece que está en una forma igual a otra de ganarse la plata o no necesariamente ganar plata, hay putas que no cobran… si señores,  en los sitios de contactos, hay un jurgo…  y me pregunto; que puta es más puta, una de mis modelos que lo hacen a nivel “profesional” y cobran por ello, o una guarra que lo que le gusta es que le den pija sin compasión, del que sea como sea y sin cobrar, “Ojo pelao, cuida el pipi, recuerda que es como los ojos  ,irremplazable.”

Una Escort en una mujer que en la mayoría de los casos en mi agencia son profesionales tituladas, tengo abogadas, médicos, publicistas y todas tienen su trabajo de oficina, necesidades no hay, pero les gusta ir de paseo a Miami, comprarse ropa bonita y tener un apartamento “chirriado”, para eso laburan conmigo.

Hay mujeres que viven con ganancias superiores a las que usted tiene al mes trabajando como empleado en una oficina, leía una articulo hace unos días en “New York times” que hay prostitutas en New York, que tienen ingresos por cerca de 12 mil dólares el mes, ojo que tampoco estoy diciendo que a todas le vaya igual, recuerden que hay médicos pobres, no todos son ricos.

Sin tanta güevada el ser puta hoy en día es una decisión de vida, como el ser heterosexual, homosexual, aficionado al fetiche y cualquier cosilla fuera de los estándares que se te ocurran, se trabaja, se gana dinero, se debe ser responsable ya que es una labor de alto riesgo, pero siempre y cuando sea tomada con plena libertad y no afecte a nadie y menos a la persona que decide ejercerla, cada quien hace con su culo la fiesta que quiera, querida amiga lectora, cuantas veces no lo ha entregado a gañanes que no valen la pena por una botella de aguardiente y al otro día no se puede ni sentar.

No sean hijos de puta y a respetar a las putas.

Con todo un puto cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *